Décimas con aroma de mujer.


Carmela Pérez30 Dec 2007 catemaco

Tengo aroma de tabaco, soy mágica transparencia, porque llevo en mi la esencia, de un pueblo paradisíaco. Y se llama Catemaco, es un lugar primoroso. Vivir en el es un gozo, privilegio de unos cuantos, que viven en el encanto, de un pueblito candoroso.

Catemaco eres belleza, por todos reconocida, y que sería de mi vida, sin tu real naturaleza. Puedo sentir tu pureza y tus mañanas de rocío. A mi corazón sombrío, tus nochecitas de niebla y todo aquel que te puebla, me hacen sentir que eres mío.

Eres parte de mi vida, quiero siempre recordarte, no he querido olvidarte, esa es idea inconcebida. Como una fruta prohibida, probarte siempre quisiera. Y así mil años viviera de decirte no me canso, Catemaco eres remanso, de mi vida pasajera.

Otro ciclo va a iniciar, aquí estoy reflexionando, solitaria divagando, tiempo de recomenzar. No hay que dejar al azahar, vivir muy intensamente. Pues no será eternamente, mañana no hay garantía, les abrazo en éste día, que el amor tengo presente.

Catemaco te encomiendo, pa’ toditita mi gente, dedico yo éste presente ¡Todo sea paz y armonía! Que ésta temporada fría, tenga fuego el corazón. No hace falta una razón, para amar cuando se siente y si acaso uno se ausente, no se ausente la pasión.

¡Feliz Año les desea Micaela!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Carmela Pérez Flóres, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s