EL “NIÑO CUENTERO” Y la leyenda ” DEL BRAZO FUERTE”


Hay privilegios que disfrutas y diría yo, doblemente, si se conjugan factores que los hagan únicos, tal es el caso de vivir los años de la infancia y adolescencia en La Regiòn de los Tuxtlas; descubrir este paraiso y disfrutarlo en compañìa de otros niños, sintiendose
explorador (pràcticamente en el patio de tu escuela), encaminar tus pasos a los cerros,
los mares, los rìos, las cascadas, (todo a escazos metros), saborear frutos silvestres ,etc.
Pero el privilegio personal de un pequeño grupo de niños (y hasta la adolescencia) se incrementa si cuentas entre tus compañeritos con un excelente “cuentero”, relatista, líder natural en cuanto a conocer todo lo que ves en el entorno cuanto te ibas de pinta.
Tenìa un compañerito durante los estudios de primaria y secundaria que se sabìa el nombre de todo lo que se nos cruzaba en el camino, de todos los àrboles y plantas, ni que decir de los animales y aves. Amenizaba nuestras pequeñas “patoaventuras” con leyendas y cuentos, que luego cada uno de nosotros, ya en la noche, repetíamos en el parque o a orilla del Lago de Catemaco sentados en alguna lancha.
De èl escuchè por primera vez sobre chaneques, cuevas encantadas, y mucho màs amigo lector que sería largo e interminable narrarlas en este ensayo. Pero hay una que recordè años después en la selva de Quintana Roo al encontrarme frente a frente con… “El Brazo Fuerte”.
Mi amiguito cuentero GUADALUPE MARCIAL CASANOVA;

nos había contado de-“ un animal que si lo vencìas te volvìas un hombre
muy fuerte e invencible”- el lo llamò “el Brazo Fuerte”, no diò otro nombre,
decía que había que ir a buscarlo al Cerro Puntiagudo y màs o menos lo describió, dejando el resto a nuestra imaginación…..por eso al ver años después a escazos dos metros ante mi erguido, amenazador, a un animal con brazos impresionantes rematados con garras que
podían despedazar rocas…me dije- “este debe ser el Brazo fuerte y recordè que de niño querìa verlo para luchar con èl”-….reconozco que retrocedì y… afortunadamente èl también y poniéndose en sus cuatro patas se alejò internándose al monte.
Desde entonces lo conozco; incluso se el nombre con el que es conocido, pero tengo el privilegio de haber escuchado una bella leyenda previa, lo que le diò un toque único y privilegiado al encuentro con… “el Brazo Fuerte”.

collared_anteater52-77x79

(Tuve el gusto y satisfacción de compartirlo a mi amigo Guadalupe hace 5 años

y hoy a un año y tres meses de su partida lo posteo ya en memoria, QEPD)

 

Dr. Roberto Antonio Armengual Cadena

Anuncios

Acerca de Roberto Antonio Armengual Cadena

....para trascender y dejar huella se dice que debemos: Tener al menos un HIJO Plantar al menos un ÁRBOL y Escribir....cuando menos un BLOG
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s