Lo que es CATEMACO


LO QUE ES CATEMACO (por Gabriel Ravelo)

 

 

04/04/2007

Lo que es Catemaco

Y tenía que volver, aun a sabiendas de que puede ser la última vez.
 
Estoy en el sureste del estado de Veracruz, en la selvática región de los Tuxtlas. Amaneció nublado, dicen que está entrando norte, pero que mañana volverá a estar soleado. Así esta este día, entre nublado y lluvioso la gente va y viene por la plaza central de Catemaco, recientemente remodelada y poseedora de jardincitos bien cuidados, un tradicional kiosco, muchas banquitas y por supuesto, su Catedral dedicada a la Virgen del Carmen y su Palacio Municipal Naranja.
 
Si hago un análisis de lo mucho que ha cambiado éste pueblo en los últimos veinte años creo que no acabaría. Las carreteras son mejores, la Feria que siempre abarrotaba toda zona central ha sido trasladada hacia las afueras de la población y el malecón, frontera de la inmensa laguna de Catemaco y el poblado del mismo nombre está más lindo que nunca. Aun así, a pesar de llevar toda mi vida viniendo no podría definir del todo lo que Catemaco ‘es’. Supongo que cuándo alguien más cree conocer algo, es en realidad cuándo más lo desconoce.
 
Catemaco son momentos de mi infancia. Son primeras veces. Son aventuras. Son añoranzas. Catemaco es selva, es la oportunidad que cada año se me da de disfrutar de la naturaleza en su máximo explendor. Catemaco era caminar en las mañanas por la orilla de la laguna con Papá, hoy es seguir ese camino sólo pero siguiendo sus huellas. Catemaco es tierra de magia, está en todos lados. Es un cerro de brujos buenos y otro de brujos malos. Es una laguna inmensa con islas habitadas por changos. Es una roca con unos pequeños pies marcados en una roca en dónde hace años se le apareció la Virgen al pescador Juan Catemaco, o es, una cascada impactante.
 
Son siete horas de camino desde el DF. Catemaco es comer vasitos con Tegogolos y tomar refresco Coyame hasta el cansancio pues sabes que en ninguna otra parte del mundo podrás encontrarlos. Catemaco es calor con días lluviosos. Es querer volver una y otra vez aunque parezca que conoces está tierra como la plante de tu mano.
 
El punto es que estoy aquí. Un año más sin saber si será el último. Volví por gusto y por cariño a una tierra que supongo, debería empezar a llamar “mi segunda casa”. Cuando algún sitio te brinda un poco de su alma y a cambió te arranca momentos de tu vida, es imposible desprenderte de él. Aquí he crecido, jugado, llorado, pero sobre todo, he sido feliz.
 
No sé si vuelva. Por eso quiero disfrutar estos días al máximo. Sentir está tierra, llevármela en los poros de la piel.
 
Estos días he vivido mucho. Aquí es así. En los próximos días y con más calma, lo escribiré.
 
Desde el corazón de Catemaco, Veracruz.
Gabriel Revelo,
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s