EL REGRESO DE ULISES


Roberto Ramírez Rodríguez

Ulises Carrión.

Siempre recuerdo la generación de niños y jóvenes con la que recorrí la raíz de nuestros conocimientos. Entre ellos, Ulises Carrión, el hijo menor de una numerosa familia, modesta y estimada, encabezada por Don Rafa y Doña Conchita, ambos dedicados a la sastrería en la ciudad de San Andrés Tuxtla.

Yo vivía cerca del hogar de los Carrión: en una larga y encumbrada calle atravesada por el Tajalate, largo y apestoso río que iba recogiendo los desechos de la gente. Sin embargo, frente a su casa, había una enorme ceiba que sombreaba una pequeña poza de aguas cristalinas alimentada por una chorrera que estaba dentro de una pequeña cueva donde habitaban los chaneques, hombrecillos tradicionales de una cultura popular, dedicados a espantar a la gente en los atardeceres.

Así que, todos los días, bajando o subiendo por la calle empinada, tenía que pasar frente a la casa de Ulises, saludar a sus padres con sus espejuelos quizás por la vista gastada de tanto zurcir y zurcir. Ulises leía mucho. Todo libro que pasaba por sus manos lo leía dos veces: la primera vez lo hacía en silencio y la segunda, en voz alta: se sentaba en un viejo y confortable sillón para leer a sus padres, mientras cosían, el mismo libro que le había recreado. Así pasaba muchas horas.

Invariablemente, en lugar de ir al parque a pasear con los amigos, el lector incansable salía de la escuela apresurado para llegar puntual a la cita con sus padres y continuar con la lectura del día anterior. Ulises les leía despacio, gesticulaba y, a veces, aguzando el oído, bebiendo las palabras del hijo emocionado, dejaban de coser, reían o reflexionaban.

Esta estampa ha durado siempre en mi vida. Muchas veces, en las tardes, después de clases, cuando los niños se marchaban a sus casas, vi al joven lector como leía sus notas a Patricio Redondo en el aula callada.

Al terminar los estudios de la preparatoria en Jalapa, perdí de vista a Ulises. Nadie sabía donde estaba. Sin embargo, a sus compañeros de estudio no les llamaba tanto esta desaparición, sobre todo, porque el desaparecido acostumbraba cambiarse de casa a cada rato en busca del ahorro por la baja situación económica que padecía. La última vez que lo vi fue en una reunión clandestina que tenía con otros jóvenes estudiantes que preparaban una protesta social y política en contra del gobierno por la inseguridad y la mala situación económica que padecía el pueblo veracruzano. A él le había tocado redactar un manifiesto que se distribuiría en panfletos pegados en los muros de la ciudad.

Después, no lo volví a ver. Incluso pensamos que había muerto o estaba encarcelado, sin embargo, ninguna de las dos cosas era cierta, después supimos que Ulises se había marchado a Holanda a estudiar. No obstante, años después, en 1989, supe que había muerto.

Después de casi 30 años después de su muerte la noticia llegó: “Abre España la primera magna retrospectiva de trabajos del artista Ulises Carrión para una exposición”. Exposición que se inauguró el miércoles pasado en el Museo Centro de Arte Reina Sofía. Para la muestra, que reúne unos 350 trabajos del artista mexicano, será su primera escala antes de viajar a la Ciudad de México, con la finalidad de montarla en febrero del año 2017, en el Museo Jumex de Arte Contemporáneo.

Efectivamente, Ulises había partido a Holanda para vivir personalmente los movimientos artísticos culturales de los años 70 y 80 del siglo pasado; hoy día, regresa abriendo nuevos lenguajes asumidos, hasta entonces, como dogmas o normas. La mayor parte de su trabajo lo desarrolló en Amsterdan, aunque creó proyectos en Francia, Alemania e Inglaterra.

 

ROBERTO RAMIREZ RODRIGUEZ

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Roberto Ramírez Rodríguez, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s