LA HISTORIA OCULTA DE CATEMACO


Roberto Ramírez Rodríguez

publicación de 2013

Desde su navío, en alta mar, el soldado español San Martín divisó, entre las montañas, un volcán que hacía erupción en tierras veracruzanas.

Ese día, alrededor del año 1640, mientras que el colonizador veía azorado el correr de la lava sobre las laderas de la montaña, y las llamas elevarse al cielo, ni siquiera imaginó lo que estaba sucediendo en las faldas montañosas, asentamiento de cientos de indígenas olmecas. No vislumbró que más allá del horizonte, donde miraba pero no advertía, se libraba una ardua lucha entre el hombre y la naturaleza.

Dos realidades: la visión del soldado desde su barco, y el temor de los indígenas que corrían despavoridos para salvarse de la impetuosa erupción que no sólo brotaba por el cráter del volcán sino que socavaba túneles para llevar su furia más allá de la montaña humeante.

Los moradores trataban de ganarle la carrera a la lava que escurría precipitadamente, incendiaba bosques, hacía arder los ríos y sepultaba, bajo las cenizas y las piedras ardientes, las casas y templos de la maravillosa cultura olmeca.

Los que se salvaron, corriendo entre el estallido del volcán y los grandes temblores de tierra, llegaron a un valle, ahí se refugiaron y fundaron el pueblo de San Andrés Tuxtla.

Cuando el famoso soldado dio parte a sus superiores del trágico episodio el volcán, llamado por los indígenas Titepetl o “cerro de fuego”, cambió de nombre por el de San Martín Tuxtla, en honor al soldado.

A partir de entonces, nació otra historia –poco conocida hasta ahora-. Los pueblos crecieron, se hicieron ciudades. La población aumentó. La fauna y la flora de la región afectada fue regenerada en más de trescientos años. Sin embargo, el hombre, abanderado con lo que hemos llamado progreso, más violento que una erupción volcánica fue acabando paulatinamente con bosques y selvas. Contaminó ríos, lagunas, y mares.

Lo que no vio el soldado colonizador desde su barco fue la catástrofe generada más allá de las montañas: la región había sido consumida por los volcanes.

La presión de la fuerza del Titepetl entró por cuevas, túneles, y cavernas, y salió hasta la región popoluca asentada en Catemaco y lugares circunvecinos. Nacieron nuevos volcanes que cubrieron de lava las casas de los moradores. De los cráteres del “cerro puntiagudo”, “el Mono blanco”, y el volcán de la Sierra de Santa Marta, Mecayapan y Pajapan brotó la energía contenida de Titepetl.

Pujanza volcánica que formó ríos subterráneos, lagunas encantadas que, actualmente, suben y bajan de nivel según el clima imperante.

Lo que no vio el soldado San Martín es lo que hoy día, después de casi 400 años, están viendo los catemaqueños.

Hace apenas una semana un grupo de trabajadores de la construcción, introduciendo el drenaje en una calle del centro de la ciudad de Catemaco, descubrió restos de casas de piedra y barro cubiertas con cenizas volcánicas.

Aunque no se ha dicho la última palabra sobre este episodio geológico, el INAH tiene bajo su resguardo las ruinas arqueológicas que hacen recordar el episodio de Pompeya sepultada en el año 79 por las cenizas de la erupción del volcán Vesubio.

Por lo pronto, después de serias discusiones históricas, ha brotado otra verdad: Catemaco significa: casas quemadas.

El presidente municipal de Catemaco tiene varias opciones: cubrir los restos arqueológicos de las casas con materiales de cal y cemento, continuar construyendo la línea del drenaje, o convertir el lugar, y quizás otros en la ciudad, en un centro de atracción turística que beneficiaría económicamente a los catemaqueños.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Roberto Ramírez Rodríguez, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s